Claves para el correcto funcionamiento de un clorador salino

clorador salinoTodavía son minoría los propietarios de una piscina privada que se deciden por instalar sistemas de mantenimiento alternativos, en lugar del tradicional cloro. Son muchas las razones que lo aconsejan, desde la comodidad a la desaparición de las molestias en los bañistas o, incluso, pensando en el cuidado medioambiental. Sin embargo, aún resulta demasiado cara su instalación, uno de los motivos que frena a muchos usuarios.

Para quienes hayan optado por un clorador salino, es importante que se familiaricen con las claves que garantizan que su nuevo aparato funciona a la perfección. Empezando por el momento previo a la instalación, que debemos dedicar a a limpieza en profundidad de todo el sistema, desde los skimmers a prefiltro del motor. Por supuesto, el agua también debería estar en perfecto estado.

Otro de los aspectos esenciales es que sepamos el nivel de cal del agua de nuestra piscina. Hay medidores que nos lo indican, pero además conviene que consultemos con nuestro proveedor cuál es la proporción habitual.

Una vez todo instalado, llega el momento de verter la sal en el agua. La dosis correcta es siempre la que nos señala el fabricante, aunque lo normal es que sean unos 5 kilos por metro cúbico. Cuanto más fina sea la sal, más pronto se diluirá. Antes de verter sal, el clorador tiene que apagarse siempre.

Una de las precauciones más importantes tiene que ver con las células del clorador. Nunca se tienen que manipular. Calcula que su duración media es de unos tres años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *