Disfrutar de la piscina sin que nuestra salud corra riesgos

seguridad-en-piscinas-publicas-y-privadas-0_ai1Nunca se insiste lo suficiente cuando de lo que se trata es de garantizar que nuestra salud no corre riesgos innecesarios. Este detalle es común a cualquier actividad rutinaria y lúdica que se realice. Pero, en el caso de las piscinas, puede que sea necesario añadir un plus más de importancia ya que son instalaciones con unos riesgos específicos y concretos.Más si se tiene en cuenta el porcentaje de accidentes que, temporada tras temporada, siguen ocurriendo. Y, la mayor parte de ellos fácilmente evitables solo siendo un poco más sensatos.

Los puntos esenciales de este control tienen que ver con tres aspectos: el comportamiento responsable de los bañistas, la adecuación de la instalación en lo que se refiere a medidas mínimas de seguridad y el mantenimiento de un correcto nivel de higiene de la piscina. El primero de los supuestos depende directamente de la concienciación de las personas adultas que estén a cargo de vigilar y aplicar el sentido común cuando se está usando la piscina.

El tema de las medidas de seguridad, en el caso de las piscinas públicas está claramente determinado en la normativa legal correspondiente. Igual que ocurre con el estado del agua en estas instalaciones, que se debe someter a controles regulares para garantizar su salubridad.

Más complejo es en las piscinas particulares pues, en estas, suele depender de la buena disposición de sus propietarios. En todo caso, deberíamos ser conscientes de la importancia de adoptar las medidas más básicas, sobre todo si hay menores cerca. Al final, nosotros seremos los más beneficiados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *