El PH y alcalinidad en el tratamiento del agua

escala phEn el momento que decidimos elegir montar una piscina en nuestra casa tenemos que prestarle los cuidados que merece una inversión de este tipo, ya que esto es algo de suma importancia y no podemos dejarlo de lado una vez la piscina está construida.

Aunque las piscinas incorporan filtros y limpiafondos, por sí solos no son bastan para preservar el agua libre de bacterias y en óptimas condiciones.

El ph es de las partes más importantes del agua de la piscina; se mueve entre unos valores de 0 y 14. Entre 0 a 7 hablamos de PH ácido, y entre 7 a 14 de PH básico. El PH 7 es el PH neutro. Un agua con un ph ácido o básico no es correcto, y, entre otras cosas puede provocar que el cloro y otros productos químicos no realicen su función en el agua correctamente.

Cuando el pH está bajo 7.2 el agua comienza a ser corrosiva y causa irritaciones en los ojos, hasta puede llegar a destruír las partes metálicas del sistema de filtrado de la piscina.

Cuando el pH está sobre 7.6 el ácido disuelto en el agua se precipita visiblemente, enturbia el agua y le da un aspecto blanquecino y viscoso, si no se estabiliza pronto, seguirá subiendo y además podría obstruir el filtro y precipitarse sobre las paredes y accesorios de la piscina.

En caso que el ph no sea el correcto recibiremos algunas señales procedentes de nuestro cuerpo y del agua que nos avisarán de que ha de ser mejorado; hay que presrar atención a estos aspectos y no pasarlos por alto porque podrían tener efectos negativos sobre nuestra salud.

Además del PH está la alcalinidad, que está estrechamente relacionada con él. La alcalinidad señala el aporte de carbonatos, hidróxidos y bicarbonatos que tiene que incluir el agua; estas sales actúan como reguladores de ph mitigando sus posibles oscilaciones. Los niveles correctos de alcalinidad están entre 80 y 250mg Ca CO3/I. Si hay desajustes se pueden producir los siguientes problemas:

  • Alcalinidad mayor a 250 mg. El agua se torna turbia, el ph es alto y se hace difícil regularlo y se producen irritaciones.
  • Alcalinidad menor a 80 mg. El ph varia de forma brusca, tiende a bajar y se dan corrosiones e irritaciones.

Hay que realizar un control de ph a fin de garantizar el bienestar y de comprobar que cada uno de los productos químicos actúan efectivamente. Siempre que obtenemos un ph neutro significa que el agua está estabilizada en cuanto a acidez y alcalinidad; para comprobar esto nos hace falta un Test- Kit.

Ozono para el tratamiento de nuestra piscina

ozonoComo ya hemos hablado en otros artículos, el mantenimiento del agua de nuestra piscina es totalmente necesario para que las instalaciones puedan ser utilizadas en cualquier momento, sin suponer ningún tipo de riesgo para la salud de aquellas personas que estén disfrutando de un baño, ya sean niños o mayores.

Por otro lado, los estudios que se han ido realizando a lo largo de los años, han puesto de manifiesto que la utilización excesiva de productos químicos, para la limpieza del agua de la instalación acuática, también puede producir efectos nocivos en los bañistas, por lo que las empresas del sector, están en continua búsqueda de nuevos productos con los que se garantice la seguridad en el baño.

A partir de los años 50 se comenzó a utilizar un producto, conocido con el nombre de ozono como producto desinfectante y que es menos agresivo que el bromo o el cloro.

En la actualidad el ozono es el segundo elemento más oxidante que existe, por lo que es capaz de eliminar en muy pocos segundos contaminantes orgánicos, virus, bacterias, algas, etc.

A pesar de que es un gas con altos contenidos oxidantes, los últimos estudios realizados destacan que no produce ningún tipo de daños en animales ni humanos, debido a que la producción de ozono se realiza en pocas cantidades, ya que este solo puede ser dañino para el ser humano cuando la persona está expuesta a grandes concentraciones de ozono durante un largo periodo de tiempo.

generador de ozonoLa utilización del ozono en las piscinas se realiza a través de la instalación de un generador de ozono en el sistema de depuración, que se encargará de coger el aire del ambiente, filtrarlo, para posteriormente pasarlo por una célula de ozono. En esta célula y mediante pequeñas descargas eléctricas son conseguirá el ozono 03. El proceso finaliza con la inyección al circuito hidráulico de un pequeño compresor.

Eliminación de algas

piscinas algasLas principales razones que provocan la formación de algas en el vaso de tu piscina, son las fuertes variaciones de temperatura durante los meses de baño, pero sobre todo la existencia de dióxido de carbono en el ambiente y la larga exposición del agua de la piscina a los rayos del sol.

A lo largo de este artículo te daremos varios consejos para que el agua esté siempre limpia y lista para ser utilizada.

  • Control de los niveles de cloro: Uno de los motivos que puede provocar la aparición de algas en nuestra piscina, es la falta de cloro en la misma.

    Además del cloro debes controlar otros niveles tales como el Ph, alcalinidad y la dureza del calcio.

  • Niveles de productos en el agua: Controla que los siguientes valores estén siempre dentro del intervalo que se muestra a continuación:
    • Cloro: 2.0 – 4.0
    • Ph: 7.4 – 7.8
    • Dureza del agua: 200 – 500
  • Uso de alguicidas: Existen tipos de algas que son muy resistentes al cloro, por lo que es recomendable la utilización de alguicidas con base de cobre, que son los que mejores resultados ofrecen, con el fin de prevenir la aparición de éstas.
  • Desinfección: Para conseguir una buena desinfección del agua de tu piscina, desde aquí te recomendamos la utilización de cloro en forma hipoclorito cálcio o hipoclorito sódico, ambos compuesto exclusivamente cloro.
  • Limpieza de las paredes: Para que obtengamos los mejores resultados de los productos químicos, lo más indicado es realizar un cepillado de las paredes de la piscina, antes de la utilización de este tipo de productos.
  • Continua limpieza de la piscina: Con el fin de evitar la aparición de algas en las paredes y suelo de nuestra instalación acuática, lo más recomendable es que realicemos trabajos de limpieza y mantenimiento de la misma de forma periódica.

Estos son solo algunos consejos, pero son de gran utilidad si queremos tener nuestras instalaciones listas para ser utilizadas en cualquier momento.

Tratamiento para piscinas naturales

piscina naturalUno de los modelos de piscinas que más ha incrementado sus ventas en los últimos años han sido las piscinas naturales.

Este modelo de piscina es originario de Austria donde se conocían con el nombre de Schwimmteich.

Pronto se exportó otros países de la Unión Europea, tales como Holanda, Bélgica o España, donde empresas especializadas adaptaron el producto a las necesidades de cada país.

Ya en el año 2.010 se estimaba que había más de 20.000 piscinas naturales en el viejo continente. Cifras que ponen de manifiesto la gran demanda que existe.

Algunas de las razones que han llevado a este aumento en la demanda son principalmente su estética, ya que podemos crear un pequeño oasis en el jardín de nuestra casa, pero principalmente se debe al ahorro de energía y de costes en la limpieza y mantenimiento del agua de la misma.

Las piscinas naturales al igual que cualquier tipo de instalación acuática tradicional está completamente separada de la tierra a través de materiales, tales como el polietileno o la goma, pero la diferencia radica en que en este tipo de piscinas no se utilizan productos químicos para el mantenimiento del agua, es decir, este proceso se realiza de forma natural, con la utilización de las propiedades de plantas acuáticas y piedras.

Como es de esperar, no podemos pensar que la piscina sea natural 100%, ya que como toda instalación acuática necesita de esterilizadores para controlar la formación de algas en el fondo de la misma. Aunque lo que no podemos negar es que los componentes de estos productos tendrán un menor contenido químico.

El general el coste de fabricación e instalación de las piscinas naturales es algo más elevado en comparación con las tradicionales, ahora sí, los costes de mantenimiento son mucho menores, por lo que a la larga le será mucho más rentable.

Cloro, desinfectante en tratamiento de piscinas

cloro

El cloro es un elemento químico, al igual que el bromo o el iodo, del grupo de los halógenos. Es el encargado de destruir los microorganismos que han sobrevivido al filtrado y aún viven en el agua de la piscina. Es un antiséptico efectivo y barato para tratar y potabilizar el agua.

El cloro que se añade a una piscina no se aprovecha todo a la vez. En un primer momento, una parte del cloro se encarga de eliminar los contaminantes del agua, quedando un proporción, el llamado cloro residual, preparado para eliminar los nuevos contaminantes que lleguen del exterior. Para que este producto destruya las bacterias tiene que estar presente en una cantidad determinada en el agua, lo ideal es que sea entre 0,5 y 2 mg/l. de agua.

En el mercado podemos encontrar cloro en distintos formatos: granulado; líquido, que actúa y se evapora de manera más rápida; en tabletas, que actúa más despacio. Si se echan las tabletas o pastillas de cloro al agua directamente quemará la pintura de la piscina y dejará cercos blancos, por esto hay que ponerlo en unos flotadores especiales.

Como ya hemos dicho, el cloro libre o residual es el que se ha añadido por encima de las necesidades inmediatas y que queda actuando libremente en el agua.

En la primera etapa el cloro que hemos añadido se mezcla completamente con la materia orgánica, con un nivel de cloro residual de cero. Después  el residual aumenta, aunque mezclado formando cloraminas, causantes del famoso olor a piscina.

Las cloraminas se destruyen en el momento en que se añade más cloro, por eso, el cloro residual disminuye hasta que alcanza el punto de ruptura. Desde ahí  todo el producto que se añade sirve para aumentar el cloro residual, formado ya como cloro libre, con más capacidad desinfectante que el combinado.

Tenemos que asegurarnos de superar el punto de ruptura para obtener cloro libre y que el combinado sea el mínimo.

Si se añade un agente oxidante diferente antes de llegar al punto de ruptura, se eliminan los subproductos, trihalometanos, cloraminas…. ya que no se forman con el ozono. El ozono oxida toda la materia orgánica que hay en el agua por lo que el poco cloro que se incorpore después se transforma en cloro libre residual y deja su propiedad desinfectante al agua.

Hay que considerar que estos son datos generales y que pueden variar en función del equipo que se use así como del tamaño de la piscina… Se recomienda preguntar al fabricante a fin de saber cuál es el mejor tratamiento para cada piscina.