Limpiar la piscina sin vaciarla

limpieza de piscinas

Limpiar la piscina ya no se hace como se hacía. Actualmente, existen un gran número de comunidades autónomas en las que vaciar la piscina está prohibido debido a la escasez de agua. Por tanto, se debe mantener el agua de la piscina tanto en verano como en invierno. Para que cuando llegue la época de calor, el agua esté limpia habrá que aplicar unos productos para su desinfección y limpieza.

limpiar la piscinas

De esta forma, se ha de llevar a cabo una cloración de choque, es decir, se debe realizar una supercloración que sea capaz de acabar con las bacterias y las cloraminas que se encuentran en el agua. Este proceso se realiza también durante el verano, sobre todo en el caso de que haya llovido, las temperaturas sean muy altas o haya mucha afluencia de bañistas. Estas acciones sin embargo, no hay que realizarlas en el caso de que la piscina se vaya a mantener tapada con una manta cobertora.

Asimismo, el nivel de Ph se debe encontrar entre los 7’2 y los 7’6. Para asegurarse de que los niveles son los correctos se utilizan comprobadores. En el caso de que no sea correcto, se añadirán reactivos específicos recomendados. Si se quieren evitar picores o el escozor de ojos es básico que los niveles de Ph del agua sean los adecuados.

Las algas que pueden aparecer en las piscinas son muy difíciles de de eliminar, es por ello que es más fácil prevenir su presencia. Para ello, se deben añadir al principio de la temporada algicidas. Las algas de la piscina son peligrosas puesto que pueden crear problemas de baterías y hongos.

Por último, si el agua de la piscina está turbia, se debe filtrar durante 8 horas diarias y pasar el limpiafondos dos o tres veces a la semana.

Eliminación de algas

piscinas algasLas principales razones que provocan la formación de algas en el vaso de tu piscina, son las fuertes variaciones de temperatura durante los meses de baño, pero sobre todo la existencia de dióxido de carbono en el ambiente y la larga exposición del agua de la piscina a los rayos del sol.

A lo largo de este artículo te daremos varios consejos para que el agua esté siempre limpia y lista para ser utilizada.

  • Control de los niveles de cloro: Uno de los motivos que puede provocar la aparición de algas en nuestra piscina, es la falta de cloro en la misma.

    Además del cloro debes controlar otros niveles tales como el Ph, alcalinidad y la dureza del calcio.

  • Niveles de productos en el agua: Controla que los siguientes valores estén siempre dentro del intervalo que se muestra a continuación:
    • Cloro: 2.0 – 4.0
    • Ph: 7.4 – 7.8
    • Dureza del agua: 200 – 500
  • Uso de alguicidas: Existen tipos de algas que son muy resistentes al cloro, por lo que es recomendable la utilización de alguicidas con base de cobre, que son los que mejores resultados ofrecen, con el fin de prevenir la aparición de éstas.
  • Desinfección: Para conseguir una buena desinfección del agua de tu piscina, desde aquí te recomendamos la utilización de cloro en forma hipoclorito cálcio o hipoclorito sódico, ambos compuesto exclusivamente cloro.
  • Limpieza de las paredes: Para que obtengamos los mejores resultados de los productos químicos, lo más indicado es realizar un cepillado de las paredes de la piscina, antes de la utilización de este tipo de productos.
  • Continua limpieza de la piscina: Con el fin de evitar la aparición de algas en las paredes y suelo de nuestra instalación acuática, lo más recomendable es que realicemos trabajos de limpieza y mantenimiento de la misma de forma periódica.

Estos son solo algunos consejos, pero son de gran utilidad si queremos tener nuestras instalaciones listas para ser utilizadas en cualquier momento.