Cómo conseguir el perfecto equilibrio del agua de la piscina

piscina con agua cristalinaComo sucede con cualquier otra sustancia, el agua es el producto de la combinación de distintos componentes. En el caso de la que se usa para las piscinas, estos son básicamente los que responden a estos parámetros: cloro libre, pH, alcalinidad total, estabilizadores y dureza. De la presencia de todos ellos y en sus proporciones justas depende que consigamos el equilibrio del agua justo que garantice la calidad de nuestros baños. Continuar leyendo “Cómo conseguir el perfecto equilibrio del agua de la piscina”

Mantenimiento diario de su piscina

kit de limpieza para piscina liner

kit de limpieza para piscina linerLa compra de una nueva piscina abre un mundo de posibilidades, y  también el de la rutina diaria de mantenimiento de la piscina. Más allá de la instalación inicial y puesta en marcha de la piscina, hay muchas tareas diarias que si se hacen correctamente pueden dejarte con una piscina tan fascinante que todo el mundo querrá bañarse en ella.

Una cosa que puedes necesitar si planeas encargarte del mantenimiento diario de la piscina es un kit de mantenimiento de piscinas. Un kit de mantenimiento puede ayudar a determinar el equilibrio del pH de la piscina y si está o no dentro de unos niveles aceptables.

Dos son los factores que se ven afectados en el mantenimiento diario de la piscina: el cloro y los niveles de pH. Este es el mantenimiento mínimo necesario para asegurarse de que su piscina está en aptas condiciones para su uso:

  • Mantenga los niveles constantes de cloro.  Nunca permitas que los niveles de cloro libre estén por debajo de 1,0 p.p.m (partes por millón). El cloro libre mata a los gérmenes dañinos y las algas que pueden desarrollarse en las piscinas . Añadir diariamente cloro es la mejor manera de mantener estos niveles consistentes. Esto puede ser más fácil mediante el uso de una lenta disolución de tabletas de cloro que se puede cambiar,  si es necesario, cada semana.
  • De a su piscina una dosis de choque.  Si trata con cloro la piscina cada dos semanas y media más o menos, va a alcanzar unos niveles de cloro de hasta 6-10 ppm. Esto debilita las cloriminas y la contaminación orgánica que haber en su piscina.
  • Compruebe con frecuencia los niveles de pH.  Si el nivel de pH cae por debajo de 7,2 o sube por encima de 7.6, tienes un problema.
  • Ponga en funcionamiento el filtro de la piscina.  Es recomendable tener los filtros de la piscina funcionando por lo menos de 8 a 10 horas cada día, a ser posible durante el día. El  filtro de la piscina ayuda a mantener el agua limpia y totalmente apta para nadar.
  • Limpe los skimmers. Es buena idea limpiar los skimmers al menos una vez a la semana. La eliminación de hojas, insectos y demás desechos flotantes asegurará que los filtros funcionen de fomra eficiente y sin problemas.

 

El mantenimiento de piscinas pequeñas

piscina pequeña

Las piscinas pequeñas suelen estar fabricadas de goma, poliuretano o plástico duro. Son el sitio ideal para que niños y adultos puedan disfrutar de un agradable chapuzón en aquellos lugares en los que no existe espacio para instalar una grande.

piscina pequeña

En estas piscinas puede acumularse desde 1 metro cúbico de agua hasta 3, siempre que la piscina no supere los 3’20 m de diámetro.

Para mantener limpia y cristalina el agua de este tipo de piscinas y para que esta agua no sea fuente de enfermedades, se ha de realizar una serie de acciones que mantenga el agua desinfectada y libre de organismos patógenos.

Asimismo, el agua tiene que encontrarse en unos parámetros fisicoquímicos determinados, es decir, el nivel de pH y el nivel de cloro debe ser el adecuado.

Para evitar que la suciedad se quede en el agua es conveniente contar con un sistema de filtración de agua que recoja los posos que se depositan en el fondo. Asimismo, se necesita un kit de medición del nivel de pH y cloro y unos productos adecuados para el tratamiento.

El cloro podremos encontrarlo en pastillas de 200 gramos (cloro lento). Para piscinas hinchables de 3 metros de diámetro será suficiente mantener una pequeña boya cuando no haya personas dentro de la piscina. De esta forma el nivel se mantendrá en los 1’5 ppm y el pH entre los 7 y los 7’6.

Para eliminar las partículas en suspensión, la materia orgánica y el polvo que suele aparecer en el agua puede usarse un floculante que aglutinará las partículas y las depositará en el fondo, para que después con un limpiafondos se eliminen.

El PH y alcalinidad en el tratamiento del agua

escala phEn el momento que decidimos elegir montar una piscina en nuestra casa tenemos que prestarle los cuidados que merece una inversión de este tipo, ya que esto es algo de suma importancia y no podemos dejarlo de lado una vez la piscina está construida.

Aunque las piscinas incorporan filtros y limpiafondos, por sí solos no son bastan para preservar el agua libre de bacterias y en óptimas condiciones.

El ph es de las partes más importantes del agua de la piscina; se mueve entre unos valores de 0 y 14. Entre 0 a 7 hablamos de PH ácido, y entre 7 a 14 de PH básico. El PH 7 es el PH neutro. Un agua con un ph ácido o básico no es correcto, y, entre otras cosas puede provocar que el cloro y otros productos químicos no realicen su función en el agua correctamente.

Cuando el pH está bajo 7.2 el agua comienza a ser corrosiva y causa irritaciones en los ojos, hasta puede llegar a destruír las partes metálicas del sistema de filtrado de la piscina.

Cuando el pH está sobre 7.6 el ácido disuelto en el agua se precipita visiblemente, enturbia el agua y le da un aspecto blanquecino y viscoso, si no se estabiliza pronto, seguirá subiendo y además podría obstruir el filtro y precipitarse sobre las paredes y accesorios de la piscina.

En caso que el ph no sea el correcto recibiremos algunas señales procedentes de nuestro cuerpo y del agua que nos avisarán de que ha de ser mejorado; hay que presrar atención a estos aspectos y no pasarlos por alto porque podrían tener efectos negativos sobre nuestra salud.

Además del PH está la alcalinidad, que está estrechamente relacionada con él. La alcalinidad señala el aporte de carbonatos, hidróxidos y bicarbonatos que tiene que incluir el agua; estas sales actúan como reguladores de ph mitigando sus posibles oscilaciones. Los niveles correctos de alcalinidad están entre 80 y 250mg Ca CO3/I. Si hay desajustes se pueden producir los siguientes problemas:

  • Alcalinidad mayor a 250 mg. El agua se torna turbia, el ph es alto y se hace difícil regularlo y se producen irritaciones.
  • Alcalinidad menor a 80 mg. El ph varia de forma brusca, tiende a bajar y se dan corrosiones e irritaciones.

Hay que realizar un control de ph a fin de garantizar el bienestar y de comprobar que cada uno de los productos químicos actúan efectivamente. Siempre que obtenemos un ph neutro significa que el agua está estabilizada en cuanto a acidez y alcalinidad; para comprobar esto nos hace falta un Test- Kit.